Guillermo Randle SJ 

Esta obra parte de una perspectiva original y fecunda: la constatación de que Jesucristo poseía una pedagogía del discernimiento de espíritus que aplicaba a sus discípulos y la gente en general.

Lamentablemente “el discernimiento de Jesucristo” se ha estudiado muy poco: es llamativa su progresiva ausencia a partir del siglo XVI y, sobre todo, del XVII. Pero Cristo es un cuerpo en la historia, una “carne” que reclama ser visto y escuchado para ser reconocido. Esta dimensión es la espiritual, más en concreto la de discernimiento de espíritus que, por un camino distinto al del pensamiento, nos permite reconocerlo como Maestro en las señales de su presencia y acción.
¿ Qué busca Jesucristo mediante esta pedagogía? Tres cosas: ayudar a captar interiormente que pasan cosas por el alma; ayudar a diferenciarlas como cosas que hacen bien o mal en la consecución del fin para que somos creados; ayudar a que el otro sea quien libremente opte por lo mejor para alcanzar dicho fin. Para ello, todo es objetivamente discernido principalmente de tres maneras: por contraste; por el sentido y por los frutos. De este modo, Jesús no deja las puertas abiertas a interpretaciones subjetivas ni de carácter intimista.

El autor recorre los textos evangélicos donde mejor puede observarse este discernimiento en el propio Jesús. No se trata de un recorrido exhaustivo sino significativo y sugerente, de modo que el lector pueda continuar la búsqueda y la reflexión.

Esta aproximación al misterio de la Sabiduría encarnada que es Jesús, como parámetro para discernir y saber encaminarnos entre las disyuntivas de la vida, tiene gran actualidad en una sociedad donde se argumenta que la vida es gris y pretende que ignoremos, para confundirnos más, que este color es precisamente el resultado de la mezcla de colores bien diferenciados.

Finalmente, este valioso y sugerente ensayo de teología espiritual “vivida” o narrativa, es decir, de una teología de la experiencia cristiana, puede cumplir también un rol importante dentro de la teología en general, para hacer a ésta más espiritual y a la Espiritualidad más teológica.