En el año 1998 el R.P. Álvaro Restrepo SJ, Provincial de la Compañía de Jesús en Argentina, le encomendó al P. Salvador Verón SJ la formación de un centro que nucleara las actividades relacionadas con la espiritualidad ignaciana y se dedicara a la formación de laicos, religiosos y seminaristas que desearan conocer y compartir nuestro carisma. Se le puso el nombre de Centro de Espiritualidad Ignaciana de Argentina, más conocido como CEIA.


Los pilares sobre los que trabajaría
el Centro eran los siguientes

Ejercicios Espirituales
Cursos y talleres
Boletín de Espiritualidad
Escuela de Ejercicios
Biblioteca especializada
Librería

Junto al P. Guillermo Randle SJ y a un grupo de laicas y laicos, el P. Verón comenzó a organizar talleres y cursos de formación desde la sede de Regina Martyrum, en el barrio Congreso.

En cuanto a los Ejercicios Espirituales se retomó la tarea del “Secretariado de Ejercicios” que funcionó en Regina durante muchos años. Y el lugar para realizarlos es “Villa San Ignacio”, en Villa de Mayo, la hermosa casa de Ejercicios donada en el año 1941 por la señora Carolina Pombo de Barilari.

Con respecto al Boletín de Espiritualidad, publicación cuatrimestral que ya cumplió cuarenta y cinco años de aparición ininterrumpida, también fue asumida por el centro naciente.

La llegada a Argentina del P. Jesús Corella SJ, desde España, fue un aporte valiosísimo para el Centro. Fue él quien trajo la idea de organizar la Escuela de Ejercicios Espirituales en Argentina, aplicando un modelo ya implementado en Salamanca (España).

Dicha Escuela está dedicada al estudio del libro de los Ejercicios escrito por San Ignacio. A la fecha, ya se ha dictado en Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Corrientes, con una duración de dos o tres años según el régimen de estudios.

Al trasladar la sede de la curia provincial desde Regina Martyrum al edificio de Rodríguez Peña 356, se dispuso que el CEIA ocupara las instalaciones de la planta baja y primer piso del edificio. Un lugar cómodo y espacioso para poder rezar en su silenciosa capilla, dictar cursos en su amplio auditorio, hacer reuniones en diferentes salas, brindar un servicio de librería y utilizar la biblioteca.

Al P. Verón lo sucedió como director el P. Gustavo Antico SJ, incansable propulsor de actividades y con una visión moderna de la vivencia de la espiritualidad, sobre todo con jóvenes, universitarios, parejas de novios, y matrimonios y clero joven. La posibilidad de implementar una página en internet, tener un buen equipo de computadoras y elementos electrónicos, distribuir propaganda (folletos y afiches realizados por diseñadores gráficos) también permitió una comunicación con la gente, más acorde a los tiempos actuales, para darnos a conocer.

La presencia ininterrumpida del H. Enrique García SJ en el CEIA, desde su inicio junto al P. Salvador Verón SJ hasta el presente, ha permitido dar continuidad al orden, la organización de los datos y la transmisión de la información no menos que del espíritu del Centro. En el año 2002, se sumó como colaborador el P. José Javier Aizpún SJ, quien ha enriquecido la Escuela de Ejercicios Espirituales y la orientación del CEIA en general con su vasta experiencia internacional e intercultural.

El siguiente director, P. Juan José Berli SJ, emprendió la renovación del CEIA, impulsando la formación de comunidades de vida, en las cuales se compartiera la espiritualidad ignaciana, y desde las cuales se cooperara en actividades concretas organizadas por nuestro Centro. También favoreció y ayudó a cristalizar una benéfica alianza entre las Comunidades de Vida Cristiana y el Centro, sobre todo en el servicio de los Ejercicios Espirituales y el acompañamiento espiritual.

El actual director, P. Hugo Pisana SJ, ha recibido la colaboración, principalmente, de otros tres compañeros: P. Octavio López Burgoa SJ, P. Agustín Rivarola SJ y Rubén Strina SJ; gracias a quienes ha sido posible, entre otros cursos y servicios, dar continuidad a los Ejercicios Espirituales en la Vida Corriente, y crear una nueva instancia formativa: la Escuela de Acompañamiento Ignaciano. Ésta última, originada en la inquietud y trabajo del P. Agustín y la H. Estela Clara Grignola CJ, está desarrollando este año su segundo curso en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, luego de haber tenido otro en la ciudad de Córdoba. A finales del 2011 mudamos nuestra sede a Callao 542, integrándonos a la presencia física de otras obras de la Compañía en esta manzana (Colegio del Salvador, Iglesia del Salvador, Centro de Investigación y Acción Social, Centro Amar y Servir).